Trastornos del estado de ánimo– Depresión

La depresión es una enfermedad que desde el punto de vista clínico se presenta de forma muy heterogénea y con distinta severidad para cada paciente. El humor depresivo o estado de ánimo bajo y la reducción del interés y la capacidad de disfrutar de las cosas  suelen presentarse como los síntomas principales del episodio depresivo, así como la afectación del funcionamiento social y ocupacional del paciente.

Otros síntomas que con frecuencia se observan son:

• Disminución de la vitalidad, la energía y/o el nivel de actividad.

• Enlentecimiento o agitación psicomotora.

• Disminución de la atención y concentración.

• Pensamientos negativos sobre uno mismo y el entorno: pérdida de la confianza, baja autoestima, ideas de culpa e inutilidad, pesimismo.

• Pensamientos o actos suicidas, autoagresiones.

• Trastornos del sueño y del apetito, acompañados a veces de variaciones en peso. Lo más frecuente es el insomnio, la anorexia y la pérdida de peso. La hipersomnia y el incremento de apetito y peso son más raros; cuando aparecen hablamos de formas atípicas de la depresión.

• Reducción de la libido y otras alteraciones de la función sexual.

Con mucha frecuencia los pacientes con depresión presentan ansiedad concomitante, así como molestias somáticas variadas (cansancio, fatiga, astenia, dolores de cabeza, dolores musculares o articulares y otros dolores, palpitaciones, molestias torácicas y/o abdominales, alteración del tránsito intestinal y de la micción).

Estas formas de presentación son más frecuentes en las mujeres. A veces estos síntomas son tan intensos que enmascaran la propia sintomatología central depresiva, dificultando su diagnóstico y determinando una peor respuesta al tratamiento.

La presentación de la depresión puede variar con la edad, siendo más frecuentes en la población más joven los síntomas afectivos y conductuales, mientras que en los ancianos se da con mayor frecuencia en forma de irritabilidad, síntomas somáticos y/o deterioro cognitivo (pérdida de memoria, dificultad para realizar actividades que hace normalmente, etc.)  pudiendo incluso llegar a confundirse con una demencia incipiente.

El aspecto clínico de mayor trascendencia es el suicidio. El riesgo de suicidio en la depresión es muy elevado, hasta 20 veces superior al de la población general.

En la mayoría de los casos la depresión presenta un curso crónico y recidivante pudiendo dejar secuelas en el paciente, por lo que es importante una detección temprana con la indicación del tratamiento adecuado por el tiempo que se estime pertinente según el caso.

 

Por: Dra. Joselyn Paredes de Lovato

1 Comentario

  1. edith dice:

    informacion muy importante siento que muchos sintomas de estos presento yo

Deja tu comentario